lunes, 18 de abril de 2016

La moda (no) ha muerto

Desde hace algún tiempo no paro de leer en diferentes lugares e incontables investigaciones y ensayos diciendo que la moda ha muerto tal y como la conocemos.
Como diseñadora, pero sobretodo como observadora inagotable, me permito disentir.
Una de las primeras cosas que uno aprende cuando empieza a estudiar historia del arte, es que la moda, o el diseño que es su medio expresivo, no es más que un reflejo de lo que es la sociedad. Todos y cada uno de los movimientos artísticos, que es a lo que la moda también responde, no son más que lo que la sociedad refleja, lo que quiere o necesita decir.

Específicamente en cuanto a la indumentaria, todos los cambios radicales vienen acompañados de grandes revoluciones o hechos históricos. Desde tiempos inmemoriales las mujeres usaron corsé, salvo en algunas pocas décadas, cuando era necesario que no lo hicieran, como por ejemplo en una etapa de la Edad Media, cuando las guerras y olas de enfermedades diezmaban poblaciones, por lo que "estar embarazada" estaba de moda. Las mujeres que no lo estaban llevaban un vientre falso (pueden creerlo!?). Las guerras marcaron la indumentaria austera y de trabajo, no había lujos, no se podía, sólo volvió con en New Look de Dior, pero claro, las guerras ya parecían historia.

Las piernas siempre fueron la parte del cuerpo femenino que se ha ocultado a través de los años, los grandes escotes estaban permitidos en el Renacimiento, pero mostrar los tobillos? Ni soñarlo!
La minifalda llega en la década del 60' acompañando a una gran revolución juvenil... Todos y cada uno de los cambios en la moda, llegaron de la mano de grandes cambios sociales, entonces, en la era de las comunicaciones, del segundo a segundo (digamos que el minuto a minuto ya es una eternidad...), de compartir todo al instante en cualquier parte de nuestro querido planeta, de estar a un click de lo que sea: viajes, objetos, indumentaria, seres queridos en la otra punta del globo o lo que sea que nos atrevamos a imaginar, por qué iba a ser diferente? 

Ahora necesitamos todo ya, todo es efímero, todo es líquido... La moda también lo es. La tendencia nace y muere en un abrir y cerrar de ojos. Ya no seguimos marcas, diseñadores, prestigio, ahora seguimos gente común, gente como cualquiera de nosotros, que sueña con compartir con el mundo lo que siente, lo que quiere, en lo que cree... Que crean modas, tendencias, hasta estilos! Que marcan una diferencia, pero que esa diferencia es repetida hasta el hartazgo! Una y otra vez, por miles y millones de personas. Entonces, qué diferencia tienen éstas personas con los grandes diseñadores o casas de alta costura? Que en nuestro imaginario, son alcanzables, podemos parecernos, podemos ser como ellos, aunque no tengamos tan en claro que esa naturalidad que se ve en una foto, es en realidad lograda con horas y horas de trabajo, con un equipo, con gente que se ocupa de que todo parezca como "improvisado"... 

En conclusión, la moda no ha muerto, de hecho nunca va a morir, porque mientras haya un ser humano en la tierra que esté dispuesto a expresarse, seguirá viva... Ya sea colgándose hojas, ramas, piedras o utilizando la alta tecnología para crear textiles inteligentes y convertirlos en prendas inteligentes! La moda es nuestro medio de expresión, con los detalles marcamos la diferencia, mostramos nuestra personalidad, porque al momento de vestirnos nuestro estado de ánimo y ganas de salir al mundo o no, se reflejan en lo que llevamos puesto. Así que, te aconsejo que hoy cuando abras tu guardarropas en busca de tus prendas, pienses que imagen querés ver en vos mismo y no dudes un segundo en usar ese sombrero, broche, vincha, pañuelo o lo que más te guste, porque ese sos vos! 

Felices nuevas vestimentas para todos! Y a seguir buscando, mezclando, combinando que tenemos moda para rato!